Por nuestros pensionados, vamos por un Nuevo León sin miedo

La situación económica de nuestro país es cada día más grave, lo cual está afectando sobre todo a nuestra clase trabajadora. Diariamente vemos como se incrementan los costos en la canasta básica y servicios como la energía eléctrica, el gas y la gasolina.

Aunado a esto, tenemos una avalancha de impuestos que ha impulsado el gobierno federal en los últimos años. Con esto podemos darnos cuenta del porqué se ha agudizado la crisis que padecemos los mexicanos.

Precisamente dentro de esta afectación, se encuentra un sector que ha dedicado los mejores años de su vida a trabajar por nuestro país: Nuestros Pensionados y Jubilados.

De inicio, en la bancada del partido al que pertenezco nos pronunciamos porque a todos nuestros jubilados y pensionados se les exentara el cobro del Impuesto Sobre la Renta, pues resulta injusto que quienes cumplieron con esa obligación a lo largo de su vida laboral productiva, tengan que seguirlo pagando sobre el monto que reciben en retribución a su esfuerzo.

Finalmente, nuestra legislatura vuelve a hacer historia al modificar la fracción III del artículo 109 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, para que más de 3 millones de jubilados y pensionados dejen de pagar el ISR, quedando exentos de pagar este tributo quienes perciban hasta 15 salarios mínimos, es decir, sólo pagarán ISR los pensionados que obtengan aproximadamente 28 mil pesos mensuales.

Más de 700 mil trabajadores del ISSSTE y más de 25 mil militares retirados también gozarán de este beneficio que en mucho contribuirá a su economía.

El que el 95% de los trabajadores jubilados dejen de pagar el ISR es sólo el primer paso para retribuir a nuestros pensionados lo que marca la constitución, pero aún falta mucho por hacer. Sigamos luchando por nuestros pensionados por un Nuevo León sin miedo.

Marcela Guerra Castillo